ECOEDUCACION

EcoEducación es el concepto para designar la implementación de talleres de huertos escolares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En una sociedad donde la educación está cada vez más enfocada en torno al rendimiento, la competitividad y la explotación de los recursos, creemos en un espacio alternativo de educación que recupere los valores cooperativos del trabajo colectivo y la comunión en las relaciones interpersonales.

En Chakrana diseñamos, creamos y desarrollamos talleres de huertos escolares. Experimentamos con metodologías educativas que promueven los principios de la agricultura orgánica y sustentabilidad, tanto en términos sociales como medioambientales.

Educamos a los más jóvenes en torno al cultivo de la tierra. Una educación práctica, más que teórica, en la tierra, más que en aula. Una educación que busca fortalecer la relación de los educandos con la naturaleza. Por medio del trabajo colaborativo logramos transformar el espacio en bellos jardines productivos.

Nuestro objetivo a largo aliento es la cultivo de una conciencia ecológica. Superar el egoísmo y antropocéntrismo humano, para amplificar la conciencia y sintonizar con nuestro entorno natural.

Educarnos es la única forma de cultivar soberanía.

La Ecoeducación trabaja físicamente la energía de los más jóvenes, liberando la energía enclaustrada por las aulas y los asientos. Guiamos la fuerza natural de la juventud hacia los ciclos de la naturaleza, activando las habilidades manuales de los infantes, fomentando la confianza en sí mismos por medio de la labor hortícola. De este modo, haciendo vamos aprendiendo lo que está sucediendo, dando espacio a la reflexión y conversación sobre los procesos que ocurren en el huerto, acercando la vida del campo a los niños de la ciudad. 

El huerto construye una comunidad dialógica, libre y comprometida con el lugar que habitamos en la tierra, fomentando valores humanos y sociales. Educando transformamos nuestros hábitos y superamos las costumbres de una sociedad alienada de la producción de su alimento, que es lo mismo que una sociedad alienada de su identidad, de conocer la fuente de su energía vital. Educando nos empoderamos de la construcción de un mundo más sano, saludable y consciente del bien propio, común y cultural.

Ser bueno es el único modo de ser dichoso. Ser culto es el único modo de ser libre. Pero en lo común de la naturaleza humana, se necesita ser próspero para ser dichoso. El único camino abierto a la prosperidad … es el de conocer, cultivar y aprovechar, los elementos inagotables e infatigables de la naturaleza.

José Julián Martí